miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Béisbol o verguenza en República Dominicana? [ESPN]




SANTO DOMINGO -- La República Dominicana es reconocida internacionalmente como el segundo mayor productor de peloteros para las Grandes Ligas de todo el mundo luego de los Estados Unidos.
El béisbol es más que un deporte en este país que comparte la Isla Hispaniola con Haití y que reúne a más de 10 millones de habitantes, de los cuales un 99.9% tiene al menos un familiar que ha jugado lo que llamamos pelota en algún nivel.

Pensando en la Serie del Caribe del 2012 a celebrarse en la Ciudad Primada de América el próximo mes de febrero, la Liga Dominicana de Béisbol está vendiendo el tema de béisbol como "Marca País" para identificar a la República Dominicana a nivel mundial.

Luego de este preámbulo, uno tiene que preguntarse cómo es posible que esa misma República Dominicana que describimos anteriormente, hoy se encuentra en la encrucijada de que la selección nacional del deporte rey de este país caribeño podría ausentarse de la Copa Mundial a celebrarse en Panamá del 1 al 14 de octubre y de los Juegos Panamericanos de Guadalajara, del 15 al 30 del mes de octubre.

Es incomprensible y más que una burla, que luego de haber conquistado la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2010 en Mayagüez, Puerto Rico; y de haberse alzado como los campeones del premundial que se jugó en San Juan, también en Puerto Rico (incluyendo dos triunfos ante Cuba por primera vez en la historia dominicana) hoy no existan fondos para cubrir los costos del equipo dominicano.

"Es una vergüenza decir esto, pero es la realidad. El presupuesto que presentamos a principios de año no se ha otorgado. Estamos hablando de RD$20 millones (alrededor de medio millón de dólares), los cuales no se han entregado y ya tendríamos que viajar este viernes", dijo el presidente de la Federación Dominicana de Béisbol, Héctor Pereyra.

Decir que la República Dominicana se perderá la Copa Mundial de Béisbol es lo mismo que decir que Brasil no irá al Mundial de Fútbol porque a Dilma Rousseff se le olvidó apartar los fondos de su presupuesto para ese evento.

Lo peor de todo es que cuando se celebran eventos como el Clásico Mundial de Béisbol, donde la presencia de jugadores de Grandes Ligas es casi total, entonces sí sobran los fondos e incluso se producen reembolsos al Estado Dominicano (como sucedió en las primeras dos versiones del torneo invitacional que organiza MLB).

Esta selección sudó y derramó su sangre para conseguir las clasificaciones a los eventos que hoy podrían perderse, y por encima de las sanciones que serían impuestas por la Federación Internacional de Béisbol está la enorme deshonra internacional de que el país que más se identifica con el deporte del bate y la pelota, pierda su condición de campeón porque no aparecieron fondos para pagar la selección.

No hay comentarios: